Agua, recurso finito contaminado por un puñado de empresas

A principios del mes de febrero, funcionarios de OSE se sorprendieron antes la presencia de niveles muy altos de atrazina en el agua del río Santa Lucía, cuyos valores se habían duplicado, pasando de 0,7 y 0,8 microgramos por litro a 1,4 microgramos por litro. Sin embargo, el secretario general del organismo Daoiz Uriarte, se limitó a señalar que los valores de atrazina están "muy por debajo del límite" que fija la Organización Mundial de la Salud (OMS), dando así a entender que no había nada de qué preocuparse.

Es importante saber que el hecho de que los niveles de atrazina estén por debajo de los límites permitidos por la OMS no quiere decir que estos no puedan afectar la salud humana. En ese sentido, es importante enfatizar que la cuenca del río Santa Lucía, alimenta la planta potabilizadora de Aguas Corrientes (Canelones), que abastece de agua potable al 60% de la población uruguaya. Es decir, que la salud de gran parte de la población uruguaya está expuesta a sustancias tóxicas como la atrazina.

Tan es así, que OSE se ha visto obligada a tomar medidas para enfrentar el problema, tal como la de tratar el agua con carbón activado. Esto ha significado un gasto importante para el ente, y seguramente seamos los usuario que debamos pagar esta remediación. Más allá de lo económico, cabe señalar que esa medida es solo un parche para salir del paso, pero que está lejos de ser la solución.

¿Qué es la atrazina y cuales son sus impactos sobre la salud?

La atrazina es un herbicida ampliamente usado en nuestro país en cultivos de caña de azúcar, maíz, sorgo y soja. Durante el 2009 se importaron 863 toneladas del mismo, que fueron vendidas bajo el nombre de 12 marcas comerciales.

La presencia generalizada de atrazina en el ambiente plantea un riesgo a los seres humanos, así como a la fauna y a los ecosistemas. Este herbicida es conocido por ser un importante disruptor endocrino, interfiriendo con la actividad hormonal de animales y de seres humanos aún en dosis extremadamente bajas. El Dr. Tyrone Hayes junto a otros científicos, ha conducido una investigación para demostrar que en ranas expuestas a tan solo 0,1 partes por millón la atrazina puede causar efectos graves sobre la salud, incluyendo una especie de castración química.

Los estudios demuestran que la atrazina puede también afectar el sistema reproductivo humano, causando disminución de espermatozoides y aumento de los niveles de infertilidad. Además, la atrazina se ha asociado al riesgo elevado de contraer varios tipos de cáncer, incluyendo linfoma de Hodgkin, cáncer de mama y de próstata. Puede también retardar el desarrollo de glándulas mamarias e inducir el aborto en roedores de laboratorio.

Un grupo de investigadores han asociado la atrazina a defectos de nacimiento tales como paladar hundido o fisurado, espina bífida y síndrome de down. Estudios epidemiológicos indican que niveles muy bajos de exposición en el agua potable contaminada durante los primeros meses de embarazo pueden interferir en el desarrollo normal del feto.

¿Quien la produce?

La atrazina es producida por Syngenta, una de las multinacionales más grandes del mundo, productora de agroquímicos, semillas transgénicas y convencionales y que controla casi un quinto de los agroquímicos comercializados a nivel mundial.

De acuerdo a PANNA (Red de Acción en Plaguicidas de Estados Unidos por sus siglas en inglés), la atrazina es una de las razones por la cual las ganancias de la compañía crecieron un 75% en el 2007 y un 40% en el 2008. La compañía ha utilizado su poder económico para socavar la integridad científica, intimidar a científicos independientes y para influenciar decisiones reguladoras en los EE.UU. sobre esta sustancia.

Prohibido en su casa

Llama poderosamente la atención que Syngenta siga comercializando a nivel mundial el herbicida atrazina, cuando desde el año 2004 la atrazina se encuentra prohibida en el país donde está la casa central de Syngenta (Suiza), por haber sido catalogada como una sustancia tóxica para el agua. Es también importante destacar que en el resto de los países de la Unión Europea el uso de la atrazina está rigurosamente restringido por considerársela una sustancia potencialmente carcinogénica y sospechosa de ser alterador endocrino.

Lo que se restringe en Europa se promueve en Uruguay

De acuerdo a la normativa de la Unión Europea del 2006 sobre controles de descarga de sustancias que contaminan el agua, los estados miembros deben tomar las medidas adecuadas para eliminar la contaminación acuática causada por ciertos grupos de sustancias químicas. La lista incluye sustancias individuales seleccionadas principalmente sobre la base de su toxicidad, persistencia y bioacumulación.

Dentro de las sustancias peligrosas prioritarias para su eliminación que incluye la Unión Europea en esa lista se encuentran varias que su utilizan masivamente en Uruguay. Entre ellas cabe mencionar cuatro herbicidas (Atrazina, Diurón, Simazina y Frifluralina), dos insecticidas (Endosulfán y Clorpirifós), así como el mercurio y sus compuestos.

No solo la atrazina contamina nuestra agua

En Uruguay se está haciendo un uso masivo de agrotóxicos altamente peligrosos. Anualmente se esparcen miles de toneladas de tales sustancias sobre nuestro territorio y un porcentaje altísimo de las mismas termina en el agua, contaminándola. La reacción y solución inmediata a nivel de agua potable es por supuesto intentar remediar lo sucedido, tal como está haciendo OSE con el uso de carbón activado. Sin embargo, esto no es una solución sino un simple parche a un problema mucho más profundo. Todo indica que el uso masivo de estas sustancias continuará, por ser parte del modelo agrícola imperante, basado en el uso de enormes cantidades de una amplia gama de sustancias tóxicas. A menos, claro está, que nuestros gobernantes tomen cartas en el asunto y prioricen la salud de la población por sobre los intereses de las empresas.

Los impactos sobre el agua de los agrotóxicos en general y de la atrazina en particular son ampliamente conocidos. No podemos dejar que el hecho de tomar agua de la canilla pase a ser una acción del pasado. Uruguay es todavía un país rico en recursos hídricos, tanto en calidad como en cantidad. Sin embargo, corre el riesgo de dejar de serlo si permitimos que un puñado de empresas se siga enriqueciendo a costa de contaminar ese valioso recurso que es patrimonio de todos y que por tanto todos debemos ayudar a proteger. Agua que has de beber ... has de proteger.

por Rapal Uruguay

Marzo 2010

Enlaces para ampliar la informacion :
- Una explicacion muy completa sobre los problemas que plantean la atrazina.
http://www.panna.org/atrazine
- Una lista hecha por PAN UK de los plaguicidas con impactos particularmente dañidos para la salud y el medio ambiente
http://www.rapaluruguay.org/agrotoxicos/Prensa/La_lista_de_listas.pdf