El glifosato y otros agrotóxicos pueden ser carcinógenos

¿Cuándo reaccionarán los poderes públicos?

En base a estudios realizados en animales y a datos epidemiológicos en humanos, la Agencia Internacional para la Investigación del Cáncer (IARC) de la Organización Mundial de la Salud (OMS) declaró que ya existe suficiente evidencia como para clasificar al glifosato en la segunda categoría en toxicidad cancerígena. Es decir, un probable carcinógeno humano, al igual que el paratión, el malatión, el tetraclorvinfos y, en menor medida, el diazinón. (1)
Bajo el título “Carcinogenicidad de tetraclorvinfos, paration, malation, diazinon y glifosato”, el grupo de trabajo de la IARC dice textualmente con respecto al glifosato:

“El glifosato es un herbicida de amplio espectro, en la actualidad el de más alto
volumen de producción entre todos los pesticidas.

Se utiliza en más de 750 diferentes productos para la agricultura, silvicultura, uso urbano, y aplicaciones domiciliarias. Su utilización se ha incrementado notablemente con el desarrollo de variedades de cultivos genéticamente modificados para ser resistentes a glifosato (y se lo ha) detectado en el aire durante fumigaciones en el agua, y en los alimentos. Existía evidencia limitada sobre su carcinogenicidad en humanos”.

María Isabel Cárcamo

UITA - RAPAL Uruguay

Leer nota completa aquí