3 de diciembre Día internacional del No uso de Agrotóxicos

En el Día internacional por el No uso de Agrotóxicos, se recuerda uno de los peores desastres industriales del mundo causado por la fuga de gas metil isocianato en la fábrica de agrotóxicos de la empresa norteamericana Union Carbide en Bhopal, India, el 2 y 3 de diciembre de 1984.

La tragedia causó miles de muertes y lesionados por sustancias químicas, muchas de las cuales dieron lugar a una incapacidad permanente total o parcial. La zona donde ocurrió la exposición es considerada un sitio contaminado y aún la industria no ha respondido frente a la contaminación generada.

El 3 de diciembre fue establecido por las 400 organizaciones miembros de la Red de Acción en Plaguicidas, PAN Internacional (Pesticide Action Network) en memoria de las miles de personas fallecidas y otras tantas que aun sufren las consecuencias por vivir en un sitio contaminado.

Las sustancias que causaron este accidente estaban destinadas a ser usadas en la India y en otros países del mundo. Este hecho podría haber servido para alertar sobre los impactos negativos que tienen estas sustancias, pero no ha sido así.

Los impactos de la fabricación, distribución, venta y uso de estos venenos son conocidos desde hace más de medio siglo.

Efectos de los plaguicidas documentados

Rachel Louise Carson, bióloga, naturalista y escritora, nacida el 27 de mayo de 1907 en Pensilvania (Estados Unidos), conocida por su libro Primavera Silenciosa, expuso valientemente en 1962 los efectos devastadores de los plaguicidas como el DDT (dicloro-difenil-tricloroetano).

Dedicó cuatro años a investigar el uso de plaguicidas (en particular DDT) y a escribir sobre ellos. Describió meticulosamente el paso del DDT a la cadena alimenticia y cómo se acumula en tejidos grasos de animales y humanos, causando cáncer y enfermedades genéticas. Una sola aplicación sobre un cultivo mataba insectos por meses y permanecía en niveles tóxicos en el ambiente incluso después de las lluvias. Su trabajo concluye que el DDT y otros plaguicidas habían dañado irremediablemente a aves y a otros animales a la vez que habían contaminado la cadena alimenticia mundial. Su trabajo fue publicado por primera vez en una serie de artículos en junio de 1962 en la revista The New Yorker, generando una gran resistencia por parte de la industria.

A pesar de conocerse los efectos, su uso aumenta

A nivel mundial, regional y de país, el uso de los agrotoxicos continúa en aumento de la mano con la expansión de los monocultivos forestales y agrícolas, convencionales y transgénicos, produciendo impactos en el medio ambiente como en la salud de los trabajadores como de las poblaciones aledañas a éstos.

La exposición a agrotóxicos puede causar intoxicaciones agudas o crónicas, dependiendo del tiempo de exposición. Las intoxicaciones crónicas resultan de la entrada al organismo de dosis por lo general bajas, pero en forma repetida y prolongada, ya sea a través del aire, el polvo, el agua, el suelo o los alimentos contaminados.

De acuerdo a la Organización Mundial de la Salud, la exposición aguda a plaguicidas puede causar la muerte o enfermedad grave. La exposición crónica a plaguicidas es a menudo un problema en el ámbito laboral, en particular entre las poblaciones rurales, donde hombres, mujeres y niños viven y trabajan en las proximidades de los cultivos donde los productos químicos se aplican y se almacenan.

La exposición prolongada puede aumentar el riesgo de trastornos del desarrollo y la reproducción, la alteración del sistema inmunológico, alteraciones endócrinas, alteración de la función del sistema nervioso y el desarrollo de ciertos tipos de cáncer. Los niños están en mayor riesgo de exposición que los adultos.

Desde la fabricación hasta su disposición final estas sustancias han sido estudiadas, analizadas y reconocidas por la Organización Mundial de la Salud, como altamente perjudiciales tanto para el ambiente como para la salud de las personas. ¿Cuánto tiempo más tendrá que transcurrir para que los organismos tomadores de decisiones opten por su eliminación?

“El ser humano, a pesar de que le guste aparentar lo contrario, es parte de la naturaleza. El objetivo de la humanidad no debe ser dominar a la naturaleza, sino a nosotros mismos“.

RAPAL Uruguay
Noviembre 2012