LA VIDA SIGUE IGUAL

por Antonio Álvarez

Hace dos meses recibí una carta que decidió en buena medida este número de Qué Pasa. Eran alumnos de la escuela rural N°92 de Colonia Alonso Montaño, San José. Como deber escolar habían leído un reportaje en El País sobre cómo la sociedad de Bella Unión enfrenta la contaminación por agrotóxicos. Lo que más les había impactado era la existencia de una generación de niños con malformaciones congénitas. El único vínculo entre esos niños era tener padres que durante años estuvieron expuestos en forma directa al uso de productos como el S4D en plantíos de azúcar, arroceras e invernaderos.

(...) Existe una altísima probabilidad de que la contaminación crónica haya derivado en problemas genéticos. Algunas poblaciones paraguayas y de la provincia argentina de Misiones los están padeciendo por la fumigación
intensiva de los cultivos de soja. Hay innumerables casos de focomelia, hidrocefalia, síndrome de Stickler, de Apert y de Down. Son las mismas anomalías que comienzan a verse en Bella Unión tras innumerables episodios
de intoxicación ocurridos durante los últimos 15 años.

En aquella nota el Ministerio de Salud Pública anunció con bombos y platillos planes de prevención y sondeo de anormalidades genéticas en la población. Iba a tener -detalle de lujo-un estudio espejo en otra comunidad
agropecuaria del sur.

En cuanto a Bella Unión, está bajo dominio oficialista en todos los estamentos sociales. Un mes después de la nota, Ancap desembarcó con folletos sobre el uso de agrotóxicos. La información sostenía que ninguno de
los productos mencionados está prohibido. Lo que no decía el comunicado es que esos fosforados han sido sistemáticamente denunciados por ONGs ambientalistas, incluida alguna vinculada a los actuales asesores del
directorio de Ancap. La empresa se acercó a la escuela de discapacitados -donde estudian los niños con malformaciones- y financió su equipamiento para unas recientes olimpíadas especiales, según dijo la maestra y edil Mariela de Souza.

El estudio genético que se iba a realizar a partir de mayo nunca se hizo. Este año Salud Pública de Bella Unión estuvo demasiado dispersa a causa de las andanzas del falso médico Gabriel Ilhelfeld (o Gabriel Farías) ...

Si así están las cosas en la Salud, no debería extrañar tampoco la falta de controles oficiales para los agrotóxicos, en especial si el principal contaminador es el propio Estado uruguayo a través de Ancap en Alcoholes del
Uruguay (ALUR).

Miguel Osorio y Horacio de los Santos son sólo dos de los productores que llevaron a juicio a ALUR por arruinar su huerta de dos hectáreas con el uso invasivo de S4D. Perdieron su cosecha y para vivir se vieron obligados a
talar montes ajenos.

En Bella Unión creen que un fiscal ambiental dentro de la Junta podría remediar la inacción de la Justicia y del Ministerio de Ganadería. No será tarea fácil: la contaminación no sólo es silenciada. Además es muy aplaudida. ALUR dio 800 empleos en la última zafra de caña. Los sueldos promediaron los $10.000. Blancos y colorados elogian la gestión de Ancap.

En especial son elogios para Raúl Sendic, hijo y homónimo de la leyenda tupamara. Aunque no vive en Bella Unión, Sendic concurre casi todas las semanas. Sus allegados dicen que fijó en Artigas residencia permanente.
Entre los frenteamplistas locales ya suena como candidato a la Intendencia.
...

Pero a los elogios le siguen mudas críticas desde adentro del Frente Amplio. Víctor Bracchini, afín a la Corriente de Acción y Pensamiento, el nuevo sector de Fernández Huidobro, criticó la "política" en el reparto de tierras
de ALUR. En el documento reservado se acusa a ALUR de pagar sobreprecios en el valor semilla durante esta temporada. Se habla de más un millón de dólares. El desastre de la zafra fue comparado con el del año 1970.
Consultado para esta nota, Bracchini se excusó de hablar a pedido expreso de su sector político. Acaba de ser designado para integrar el directorio de la cooperativa Calagua.

Hasta hace meses lo único que crecía en Bella Unión eran las iglesias pentescostales. Pero desde que mejoró el empleo gracias a ALUR se triplicó el parque de motocicletas.

Nota publicada en QUE PASA de EL PAIS el 30 de diciembre 2006.