Por una alimentación en armonía con la naturaleza - 3 de diciembre de 2004 - Día del NO uso de plaguicidas

Pocas personas son conscientes de la cantidad de venenos que ingieren a diario, tanto en el hogar como en los lugares de trabajo. Los insecticidas que se utilizan para matar cucarachas, los cebos tóxicos para matar caracoles y babosas, los raticidas, los hormiguicidas, forman parte del cóctel de tóxicos con el que convivimos. A ellos se suman varios otros venenos que consumimos sin saberlo en frutas y verduras que son rutinariamente "curadas" con un conjunto de agrotóxicos (plaguicidas) antes de llegar a nuestra mesa. A su vez, quienes aplicaron en el campo esos agrotóxicos también estuvieron expuestos a los efectos de los mismos sobre su salud. El uso de esas sustancias en la producción deja residuos sobre frutas y hortalizas, por lo que son objeto de severos controles en otros países. Lamentablemente en nuestro país hasta el momento no se realizan controles permanentes de residuos sobre los productos que consumimos a diario.

El problema es que normalmente los efectos causados por esta exposición rara vez se pueden apreciar de inmediato, puesto que en general se expresan a largo plazo y de distinta forma: daños al sistema inmunológico, neurológico y reproductivo o en enfermedades como cáncer y malformaciones congénitas.

Los agrotóxicos han sido hechos para matar y por lo tanto son VENENOS. Su uso en el campo, en la ciudad, en el hogar y su consumo en alimentos con residuos de estos afectan la salud y contaminan el medio ambiente y esta situación empeora aún más con los cultivos transgénicos, pues estos han sido diseñados para resistir grandes cantidades de agrotóxicos y por lo tanto su uso aumenta.

10 pautas a tener en cuenta antes de elegir y consumir frutas y verduras

1.- En una dieta balanceada se habla de la importancia de consumir frutas y verduras, pero no se menciona que tengan que ser libres de agrotóxicos.

2.- Muchas frutas y verduras tienen residuos de plaguicidas, por lo que es indispensable lavarlas bajo la canilla (agua corriente). Sin embargo este lavado no es suficiente, ya que muchos agrotóxicos tienen la capacidad de fijarse en la capa cerosa de la fruta (de tomates, manzanas) o en las glándulas de aceites (cítricos). Por ello es indispensable pelar la fruta luego de lavada para eliminar estos residuos.

3.- El agregado de hipoclorito en el lavado de las frutas y verduras no es una solución para la eliminación de residuos de plaguicidas y su uso puede incluso agregar más elementos tóxicos a los alimentos.

4.-. Entre los problemas a corto plazo que puede ocasionar el consumo de frutas y verduras con residuos de plaguicidas están las diarreas y alergias.

5.- Ni las frutas ni las verduras son productos que se deban elegir por su belleza ni por su tamaño. Las exigencias de las empresas comercializadoras de alimentos en cuanto a productos de alta calidad estética ha llevado al uso excesivo de agrotóxicos. Sin embargo, la falta de estética tampoco es indicadora de que no hayan sido utilizados plaguicidas en su producción. La mejor recomendación en este sentido es por lo tanto preferir la producción orgánica, que no utiliza productos químicos.

6.- No elijas por el brillo; en el caso de las naranjas se les aplica una cera, elemento que no es parte de esta fruta y solo se aplica con mero afán cosmético, e incluso puede suceder que se le agreguen fungicidas.

7- Las frutas y verduras tienen estaciones determinadas para ser cultivadas y crecer en forma natural. Por ejemplo; si comes tomates y morrones en invierno, estos son cultivados en invernáculos y con cantidades mayores de agrotóxicos para que puedan crecer y no sean atacados por plagas. Es decir, que estarás ingiriendo una cantidad aún mayor de venenos.

8.- Pelar las manzanas, peras, duraznos, morrones, berenjenas y tomates es una práctica que se debe de seguir todo el tiempo. La creencia popular de que en la cáscara está la vitamina, paradójicamente se contradice con el hecho de que también es cierto que en la cáscara se concentran los agrotóxicos.

9.- Exige a tu verdulero, intermediario y a las autoridades correspondientes que se desarrolle una política para garantizar que las frutas y verduras no tengan residuos de agrotóxicos.

10.- Elige productos cultivados sin agrotóxicos, promoviendo un tipo de agricultura en armonía con la naturaleza.

elaborado por:
Colectivo Bioptimistas
RAP-AL (Red de Acción en Plaguicidas y sus Alternativas para América Latina)