Ricardo Carrere dejó sus huellas entre nosotros

El 16 de agosto Ricardo Carrere falleció en Montevideo, Uruguay. Desde 1996 Ricardo fue coordinador del Movimiento Mundial por los Bosques Tropicales (WRM), en diciembre del
2010 se jubiló. Con mucho entusiasmo comienza una nueva etapa, en la que intensificaría su dedicación al estudio y protección del monte indígena en nuestro país (Uruguay). Trabajo que ya había iniciado como co-fundador en el 1997 del Grupo Guayubira junto con otras personas y organizaciones.

En 1995 fue responsable que RAPAL empezara su trabajo en Uruguay, desde esa fecha cooperó y participó activamente a través de artículos, ediciones, charlas y escritos en temas relacionados al trabajo de RAPAL Uruguay.

Su partida ha provocado un dolor y tristeza intensa no solo a sus familiares cercanos sino a muchas personas en distintos lugares del mundo. A través de los tantos mensajes recibidos, Ricardo ha sido descrito como un ser humano extraordinario, por su inteligencia siempre alerta, su sencillez, su fresca curiosidad que lo guió a cuestionar viejos paradigmas, su exquisito sentido del humor y su integridad en momentos muy difíciles que tuvo que enfrentar.

Ricardo sabía varios idiomas, pero el idioma que “dominaba” era el escuchar y aprender de la gente con la que trabajó, de esta manera influyó en la creación de organizaciones, redes y articulaciones en defensa de los bosques y apoyo a las luchas locales de comunidades y pueblos por sus derechos y modos de vida.

Como esposa tuve el privilegio de compartir con él una vida y su ausencia es difícil de enfrentar, ausencia también lamentada por muchos amigos y amigas en distintos lugares del mundo. Su amor por la vida y su lucha por un mundo mejor, nos acompañará e inspirará para seguir caminando en esa dirección y la sencillez y claridad de sus múltiples trabajos nos guiarán.

María Isabel Cárcamo
Agosto 2011