PAPA TRANSGÉNICA EN EL CENTRO DE ORIGEN: RIESGOS E IMPLICACIONES
Georgina Catacora, Tierra Viva - Bolivia, RALLT

INTRODUCCIÓN

En algunos países de la Región Andina, se están promoviendo y llevando a cabo distintas investigaciones sobre papa genéticamente modificada.

La Red por una América Latina Libre de Transgénicos, considera que cualquier liberación al ambiente de papa genéticamente modificadas, o papas transgénicas, constituyen un atentado a la diversidad genética de la papa y a las comunidades andinas que dependen de ella para su sobrevivencia y reproducción cultural.

La importancia de la diversidad de variedades nativas de papa en sus centros de origen que representan una fuente importante de material genético, que puede ser usado más allá de las fronteras de la región andina.

Pero además, tiene una importancia socio-económica muy relevante ya que influye en la dinámica económica, en relaciones sociales, en la seguridad y soberanía alimentaria (autoconsumo) y en la participación de la mujer en la producción y en la organización comunitaria.

Las prácticas socio-económicas y culturales relacionadas con las variedades de papa nativa, tiene una influencia muy grande en su conservación genética.

En este documento, hacemos una revisión de aspectos biológicos y culturales que demuestran que la introducción de papa transgénica en la región andina, producirá impactos muy graves en el tejido social de las comunidades andinas, y en la biodiversidad regional.

ORÍGENES Y DIVERSIDAD DE LA PAPA

Los orígenes de la papa se localizan en la Región Andina. Su domesticación inició hace aproximadamente 10.000 años y su cultivo hace 7.000 años. En esta región, es aún posible encontrar parientes silvestres de la papa. El cultivo en épocas precolombinas cubrió amplia área geográfica que se extiende desde Venezuela hasta Chile.

La papa posee una enorme diversidad genética compuesta por especies cultivadas y silvestres. La mayoría de estas especies pueden polinizarse entre sí (Estrada et al., 1994). La Región Andina alberga alrededor de 4.400 cultivares de papas nativas de las cuales 182 son especies domesticadas (Brack, 2003). La mayoría de los cultivares nativos son originarios de Perú, Bolivia, Ecuador, Chile, Colombia y Argentina; y a pesar que muchas de ellas se encuentran custodiadas por el Centro Internacional de la Papa (más del 80%), la mayor diversidad en la Región Andina es mantenida en los campos de los agricultores (Huamán, 1994).

IMPORTANCIA ECONÓMICA Y CULTURAL EN LA REGIÓN ANDINA

La Región de los Andes acoge, a nivel mundial, la mayor diversidad genética vegetal debido a la gran diversidad de ecosistemas. Las comunidades nativas y locales se han adaptado a esta diversidad genética y de ecosistemas, y han desarrollado estrategias alimenticias y de agricultura tradicional para asegurar la provisión de sus alimentos (Iriarte et al., 1999).

La papa en la Región Andina es un ejemplo de sinergia entre la riqueza biológica y dinámica socio-cultural. La papa y sus diferentes variedades cumplen importantes funciones socio- económicas y culturales en la vida cotidiana de las familias campesinas andinas.

A nivel socio-económico, la papa es uno de los cultivos que más dinamiza el empleo rural (producción y comercialización). Además de ello, es la base de la alimentación de las comunidades andinas. La importancia que la papa tiene en la alimentación, ha permitido la conservación de variedades nativas como estrategia de provisión de estabilidad a la producción y equilibrio a la dieta familiar.

En esta relación diversidad-alimentación, la participación de la mujer es muy importante. Ella influye en el tipo de variedades nativas que se deben sembrar, en busca de la seguridad alimentaria y el balance nutricional provisto por diferentes variedades (Iriarte et al., 1999).

La mayoría de papas nativas producidas en la Región Andina son destinadas para el autoconsumo. Por ejemplo, en un estudio realizado en una comunidad de Bolivia, se encontró que de un total de 19 variedades de papa sembradas, todas son destinadas al autoconsumo, 5 son para el mercado y 1 para labores culturales (descanso) (Iriarte et al., 1999). Otro ejemplo es del Ayllu Majasaya Mujlli, también de Bolivia, donde se cultivan 82 variedades de papas amargas, semi-amargas y dulces; de las cuales 10% son variedades comerciales y el restante 90% para consumo familiar (Saravia et al., 2002).

Es por eso que la papa en la región andina no sólo sirve para la alimentación, sino también que es utilizada para el trueque y la venta, complementando la provisión de otros alimentos. El intercambio entre diferentes pisos ecológicos de variedades de papa también ha influido en la conservación, renovación del material genético y movimiento de la semilla (Iriarte et al., 1999; Saravia et al., 2002).

Hay una dinámica en el flujo de la semilla de papa especialmente nativa, entre las familias, comunidades y regiones. Los flujos intercomunales tienen como vehículo los matrimonios de cónyuges de diferentes orígenes, con el fin de intercambiar productos y principalmente variedades nativas (García, 1994). Por otro lado, la migración temporal de las familias campesinas constituye una estrategia de seguridad alimentaria, para diversificación la alimenticia y económica. Estas migraciones son también el vehículo de diferentes variedades de papa (Iriarte et al., 1999).

Esto ha resultado en el desarrollo y aplicación de diferentes estrategias de uso, selección, adaptación y conservación de la biodiversidad local, especialmente de las variedades de papa nativa.

La conservación de la papa nativa en las comunidades andinas se hace a través de la herencia, intercambio y comercialización en ferias campesinas, intercambios entre familias, obsequios, cosecha comunitaria de papa (mink´a o minga), siembra “en compañía”.

Sin embargo, el flujo genético también se da a través de la “mezcla” involuntaria de una variedad de papa con otras, durante la compra o intercambio; y también a través de los remanentes de cosecha que quedan en las parcelas (Saravia et al., 2002).

La conservación de la papa está también relacionada con su adaptación al espacio y al tiempo; a su comportamiento en los almacenes y a su respuesta a indicadores tradicionales. Por ejemplo, se realizan distintas combinaciones de papa nativa para alcanzar una mejor digestibilidad, absorción de nutrientes, calorías y energía. Es así que las papas runas (alargadas) son catalogadas como “frescas” y las papas imillas (redondeadas) como “cálidas” (Iriarte et al., 1999; García, 1994).

El manejo de las papas nativas es hecho bajo una lógica espacial, pues se siembran distintas variedades en los diversos piso ecológicos. El manejo de la papa nativa obedece también a necesidades específicas de las comunidades. Por ejemplo, se siembra en terrenos sin riego para el autoconsumo, debido a que en estos suelos la cáscara se engrosa y la papa no se deshidrata fácilmente, lo que permite que el tiempo de almacenaje sea mayor. Por otro lado, se siembra en terrenos con riego, papas destinadas al mercado (Iriarte et al., 1999).

Finalmente, las variedades de papa nativa son elementos importantes en la ritualidad a la Pachamama (Iriarte et al., 1999).

PAPA TRANSGÉNICA EN SU CENTRO DE ORIGEN

Los organismos genéticamente modificados (OGMs) o transgénicos son aquellos cuyo material genético ha sido modificado artificialmente por medio de técnicas y métodos de la biotecnología moderna, especialmente de la ingeniería genética, dando origen a organismos que no ocurrirían de manera natural en la naturaleza (Riechmann, 2004; Manzur, 2001).

En el desarrollo de los organismos transgénicos, se inserta genes en un organismo, en el genoma de otros organismos, con los que jamás intercambiarían información genética. Por ejemplo, se ha insertado genes de resistencia a heladas provenientes de un pez lenguado del Ártico en la papa, para producir una papa transgénica resistente a heladas. Dado que este es un proceso que no es natural, la transgénesis entraña una serie de impactos inherentes a la tecnología, que han sido estudiados por varios científicos alrededor del mundo (ISP, 2003).

La presencia de papa transgénica en la Región Andina puede constituir una fuente de contaminación genética de los transgenes, los mismos que pueden entrar en la cadena productiva de la papa nativas, a través de polinización abierta o de las prácticas culturales descritas antes, que se basan fundamentalmente en el intercambio de diversidad genética.

Una vez que se libera una variedad transgénica en un país, es imposible frenar la contaminación genética. En un estudio hecho por Union of Concern Scientist (2004), se reportó contaminación genética en semillas convencionales de maíz, soya y canola con transgenes procedentes de variedades manipuladas genéticamente en Estados Unidos.

Existe suficiente literatura que demuestra que hay introgresión (intercambio de genes entre poblaciones) desde variedades cultivadas y sus parientes silvestres en especies como maíz, yuca, papa, entre otros cultivos (Jarvis y Hodgkin. 1999). Lo mismo puede ocurrir con variedades transgénicas.

Implicaciones ecológicas

Los cultivos transgénicos son esencialmente inestables, y tienen la capacidad de interferir en los procesos ecológicos, evolutivos y biológicos de las variedades no transgénicas, especialmente cuando se trata de un cultivo de tan alta difusión para la producción y consumo, como es la papa en la Región Andina.

Los cultivos transgénicos, una vez liberado en el ambiente, no pueden ser controlados, generando impactos en toda cadena alimenticia de los ecosistemas naturales y en los agroecosistemas, con impactos a corto y largo plazo (Vélez, 2000).

Lovei & Arpaia (2005) hicieron una revisión de los impactos de los organismos transgénicos en los enemigos naturales de plagas que afectan a cultivos agrícolas, (por ejemplo de predadores y parasitoides). Estos son organismos que revisten mucha importante en sistemas agroecológicos, porque han sido utilizados tradicionalmente por los agricultores para combatir la presencia de plagas en los cultivos de manera natural y encontraron los cultivos transgénicos constituyen un importante elemento de riesgo para los enemigos naturales de las plagas y por lo mismo para la agricultura.

Por otro lado, el ingreso de cultivos trangénicos han producido cambios en las poblaciones que son plagas de cultivos, como el algodón en Estados Unidos, introduciendo plagas que ya estaban erradicadas de algunas regiones (Nancy, 2005).

En el Departamento de Ecología y Manejo de Recursos Naturales de la Universidad de Agricultura de Noruega, se llevó a cabo unos estudios sobre los posibles efectos de las plantas genéticamente modificadas en la cadena alimentaria de poblaciones de insectos. Los investigadores identificaron los siguientes efectos ambientales en el medio ambiente y las poblaciones de insectos:

Ø En las plantas genéticamente modificadas: hibridación con parientes silvestres o variedades convencionales
Ø En insectos que son plagas: desarrollo de resistencia a las características introducidas en los cultivos transgénicos, por ejemplo, al gen Bt.
Ø La tecnología puede conducir al desarrollo de nuevas plagas secundaria
Ø Alteraciones en la química de las plantas transgénicas, lo que puede crear nuevas pestes
Ø Reducción de la biodiversidad
Ø Las poblaciones de polinizadores son afectadas
Ø Los enemigos naturales de las plagas, que pueden actuar como agentes de control biológico, son afectados
Ø Los organismos que viven en el suelo, incluyendo los descomponedores, son afectados

Se han registrado además una gran cantidad de malezas resistentes a herbicidas, asociadas con la introducción de cultivos transgénicos con resistencia a herbicidas en Estados Unidos y Argentina (Benbrok, 2004)

A estos debe añadirse el riesgo de transferencia genética horizontal, es decir el intercambio de material transgénico entre variedades de papa con otras plantas, animales y microorganismos, facilitados ante la existencia de transgénicos en el medio natural (Traavik,1999).

IMPACTOS ESPECÍFICOS EN LA PAPA

Como menciona Estrada et al. (1994), la mayoría de las variedades nativas de papa pueden entrecruzarse entre sí.

A esto deben añadirse los siguientes factores que favorecen al flujo de genes en papa:


- Coincidencia de floración
- Presencia de polinizadores
- Sobrevivencia de semilla sexual en los campos de cultivos
- Habilidad de propagación mediante cruces naturales entre especies silvestres y cultivadas dando lugar a semilla fértil
- La germinación y sobrevivencia espontánea que da lugar a variaciones en especies silvestres y cultivadas e introgresión (Scurrah et al., 2005).

A pesar que algunas pruebas de campo bajo condiciones controladas pretenden demostrar la ausencia del riesgo de contaminación genética de las variedades nativas de papa (cultivadas o silvestres) con material transgénico, el riesgo de contaminación es muy amplio por los factores de flujo de genes mencionados, los cuales se exacerban en la complejidad ecológica y social existentes en la Región Andina (Huamán, 2005).

La liberación de variedades mejoradas o genéticamente modificadas estériles para evitar el flujo y contaminación genético sugerido por algunos científicos (Celis et al., 2004) no representan una solución; al contrario, implican una mayor probabilidad de erosión genética por la liberación de polen y óvulos estériles que pueden ocasionar la inviabilidad de variedades nativas de papa. Se debe considerar además, el efecto negativo del material reproductivo estéril en la dinámica de las especies de fauna silvestre que dependen del néctar, polen y semillas, fauna que a su vez influyen en la dinámica de la flora silvestre (Huamán, 2005).

Por ello, la introducción y expansión de la papa transgénica en el centro de origen representa una amenaza de contaminación y erosión genética para la biodiversidad local y específicamente para las diversas variedades nativas de papa y sus parientes silvestres y semi-domesticados.

El potencial de contaminación genética en países megadiversos como Bolivia, Perú, Chile, Colombia y Ecuador es particularmente preocupante por ser centros de origen y distribución de la papa, debido a la capacidad incontrolada de reproducción, mutación, evolución y colonización de los transgénicos.

A nivel socio-económico

El incremento de la productividad es uno de los argumentos más populares para la promoción de transgénicos. Sin embargo, ellos han protagonizado fracasos agrícolas debido a la inestabilidad del genoma modificado (Riechmann, 2004). Este el es caso de la papa transgénica “New Leaf” desarrollada por la compañía estadounidense Monsanto, modificada con los genes que codifican la toxina insecticida de la bacteria Bacillus thuringiensis (conocida como Bt) resistente a insectos Lepidópteros (al que pertenecen las mariposas y polillas que en su estadio larvario, pueden constituirse en plagas agrícolas).

Esta papa fue plantada en Georgia (ex URSS) en 1996 y causó la pérdida de hasta dos tercios de la cosecha y endeudamiento de los productores debido a su inadaptación al medio y vulnerabilidad ante el hongo Phytophtora, agente causal de la enfermedad del tizón tardío de la papa. Pérdidas similares se registraron con otros cultivos transgénicos como el tomate FlavrSavr, el algodón Bt en la India e Indonesia, entre otros (Anderson, 2002).

La reducción de la biodiversidad agrícola que implica la producción de transgénicos en general, reduce las posibilidades productivas y alimenticias, es decir, la soberanía alimentaria debido a los cambios en las relaciones de propiedad de la tierra y poder de decisión en la producción que implican (Riechmann, 2004). La producción de transgénicos genera ganancias a corto plazo para los sectores con capacidad de inversión, pero no es sustentable a mediano y largo plazo para los sectores productivos pequeños y medianos (Rissler, 1991).

En un estudio hecho por Benbrook en Argentina, para evaluar los 10 años de cultivos transgénicos en ese país, encontró que la productividad promedio bajó en un 6%, y que además los cultivos transgénicos favorecieron la presencia de la roya de la soya en el Cono Sur (Benbrook, 2005).

Sin embargo, los problemas socio-económicos generados por los cultivos transgénicos, no sólo se relacionan con la inadaptación al medio y a su fracaso productivo; sino con el debilitamiento de la soberanía alimentaria.

Las tecnologías relacionadas a la producción de transgénicos son muy costosas por los insumos que requiere, incluyendo semillas, mayor cantidad de agroquímicos y maquinaria pesada, haciendo que sea accesible a productores con alta capacidad de inversión, producción a gran escala. Esto provoca el desplazamiento y exclusión de los pequeños productores, que desarrollan una agricultura basada en la exportación, en menoscabo de la soberanía alimentaria local. Todo ello es incompatible con el entorno socio-económico y productivo de los países de la Región Andina (Vélez, 2000).

Por otro lado, todas las semilla transgénicas son patentadas o tienen otras formas de derechos de propiedad intelectual, lo que crea mayor dependencia de los productores a los dueños de las patentes, e implican pagos muy grandes por conceptos de regalías.

Con la introducción de cultivos transgénicos, países como Estados Unidos obliga a otros a reconocer además patentes sobre genes, lo que tiene una serie de implicaciones en el caso de cultivos transgénicos en su centro de origen, si ocurren casos de contaminación genética, como ya se ha comprobado en México (Quist y Chapela, 2001). La presencia de genes patentados en variedades tradicionales contaminadas genéticamente, implica que estas variedades pasan a ser propiedad de la empresa que patentó los genes (porque la patente se extiende al material que la contiene, en este caso la planta contaminada), y los campesinos estarían violando las leyes de propiedad intelectual si usan semillas, a menos que paguen regalías.

Este fue el argumento por el cual el agricultor canadiense Percy Schmeiser fue enjuiciado por Monsanto cuando sus “espías genéticos” identificaron que sus cultivos de colza tenían el transgen de Monsanto, aunque se demostró que se trataba de un caso de contaminación genética. Monsanto quería cobrar hasta por el producto de la cosecha (Clark, 2005).

El Centre for Food Safety hizo un estudio del comportamiento de la empresa Monsanto con los productores estadounidenses que han adoptado la tecnología transgénica. Ellos encontraron que un creciente números de agricultores son sujeto de acoso, de investigación y prosecución por parte de Monsanto debido a una supuesta infracción de sus derechos de propiedad intelectual y de sus acuerdos tecnológicos (Centre for Food Safety, 2005).

Efectos en la salud

Entre los genes usados en la ingeniería genética, están los llamados marcadores genéticos, o genes de resistencia a antibióticos, los que pueden entrar en contacto con bacterias patógenas, mediante un proceso conocido como "transferencia horizontal de genes", aumentando el creciente problema de salud pública de resistencia a antibióticos (ISIS, 2001).

Otro peligro constituye el uso del promotor CaMV, que está presente en la mayoría de los cultivos transgénicos comerciales. El CaMV puede generar impactos inesperados en la salud humana y el ambiente, pues tiene la capacidad de activar genes en cualquier lugar del genoma de una gran cantidad de seres vivos (Ho, 1998).

Por otro lado, la inclusión de proteínas que nunca fueron parte de la dieta humana, produce propensión a desórdenes fisiológicos e inmunológicos, especialmente alergias (Freese, 2006). Para mostrar sólo un ejemplo, en un estudio reciente con ratas de laboratorio alimentadas con el maíz transgénico MON863 se encontró varios resultados significativos como una mayor cantidad de basófilos, lo que indica una reacción alérgica; aumento en el número de linfocitos y células blancas, los cuales usualmente aumentan ante la presencia de infecciones, cáncer, varias toxinas y enfermedades; menor número de reticulocitos, lo que es un indicio de anemia; disminución en el peso de los riñones, relacionado con problemas de presión arterial; y una elevación de los niveles de azúcar en la sangre, lo que no puede ser catalogado como biológicamente insignificante, dada la epidemia de diabetes. También se encontró niveles elevados de inflamación de riñones, necrosis de hígado (Puztai, 2003). A pesar de ello, este maíz ha sido aprobado en varios países.

A pesar de todas las implicancias negativas de los organismos genéticamente modificados y particularmente de los riesgos de introducir papa transgénica en el centro de origen, desde la década de los noventa se han realizado diversas pruebas con papas modificadas, de las cuales se posee información incompleta sobre sus resultados y estado actual de investigación (Anexo 2).

CONCLUSIÓN

La biodiversidad nativa de la papa en el centro de origen es un elemento biológico, social y cultural fundamental en la dinámica productiva y socio-económica de la región. La introducción de variedades de papa genéticamente modificadas conlleva serios riesgos en el bienestar social y estabilidad biológica.

Por tanto, la introducción de papa transgénica en el centro de origen no es social ni ecológicamente justificable, y además puede tener efectos potencialmente negativos en la salud, la biodiversidad y medio ambiente.

Por lo tanto, la Red por una América Latina Libre de Transgénicos demanda que se declare a la Región Andina Libre de Papa Transgénica, en base al Principio de Precaución que ha sido consagrado en varios instrumentos internacionales como el Convenio sobre Diversidad Biológica, el Protocolo de Cartagena sobre Bioseguridad, la Decisión Andina 391, entre otros.

REFERENCIAS

Ø Anderson, L. “Transgénicos. Ingeniería genética, alimentos y nuestro medio ambiente”. RAAA. Lima.
Ø Brack, A. 2003. “Perú: Diez mil años de domesticación”. Ed. Bruño. Lima.
Ø Estrada, N.; Carrasco, E.; García W.; Gabriel, J. 1994. “Utilización de varias especies silvestres y cultivadas para el mejoramiento genético de la papa” en Primera Reunión Internacional de Recursos Genéticos de Papa, Raíces y Tubérculos Andinos. IBTA, PROINPA. Cochabamba.
Ø Benbook, C. N. 2005. Rust, Resistance, Rum Down Soils, and Rising Cost – Problems Facing Soybean Producers in Argentina. Technical Paper No. 8
Ø Clark, A. 2004. So, who really won the Schmeiser Decision? Dept. of Plant Agriculture, University of Guelph, Guelph, Ontario - Canadá.
Ø Cecil H. Yancy Jr . 2005. Cotton insect shifts documented in North Carolina
Ø Centre for Food Safety. 2005. Monsanto vs. US Farmers
Ø Southeast Farm Press, USA, http://southeastfarmpress.com/news/102504-insect-shifts/
Ø Eline B. Hågvar and Solveig Aasen published in Latv. entomol. 2004, 41: 111-117.
Ø García, J. A. 1994. “Estrategias campesinas en el manejo de la biodiversidad de papas nativas en comunidades de Raqaypampa” en Primera Reunión Internacional de Recursos Genéticos de Papa, Raíces y Tubérculos Andinos. IBTA, PROINPA. Cochabamba.
Ø Freese, B. 2001. Final Comments for Submission to the Environmental Protection Agency Docket No. OOP-00678B Concerning the Revised Risks and Benefits Sections for Bacillus thuringiensis Plant-Pesticides.
Ø Hawkes, J. 1994. “El papel histórico y social de la papa” en Primera Reunión Internacional de Recursos Genéticos de Papa, Raíces y Tubérculos Andinos. IBTA, PROINPA. Cochabamba.
Ø Ho, M.W. (1998,1999). Genetic Engineering Dream or Nightmare? <http://www.i-sis.org.uk/genet.php> Turning the Tide on the Brave New World of Bad Science and Big Business, Gateway, Gill & Macmillan, Dublin, Continuum Books, New York
Ø Huamán, Z. 1994. “Conservación y utilización de cultivares de papa nativos en América Latina en el CIP” en Primera Reunión Internacional de Recursos Genéticos de Papa, Raíces y Tubérculos Andinos. IBTA, PROINPA. Cochabamba.
Ø Huamán, Z. 2005. “Panorama de los transgénicos (OGMs) en el Perú: Posibles efectos en la biodiversidad”. VII Congreso de la RAAA. Arequipa.
Ø Independent Science Panel. 2003. The Case For a GM-Free Sustainable World.
Ø Iriarte, L.; Lazarte; L.; Franco, J.; Fernández, D. 1999. “El rol del género en la conservación, localización y manejo de la diversidad genética de papa, tarwi y maíz”. BIOSOMA, FAO, IPGRI. Cochabamba.
Ø ISIS, 2001. Radical Solutions Needed for Antibiotic Resistance. ISIS Report -25 June, 2001.
Ø Jarvis, Devra I. and Toby Hodgkin. 1999. Wild relatives and crop cultivars: detecting natural introgression and farmer selection of new genetic combinations in agro-ecosystem.. Molecular Ecology 8, S159-S173.
Ø Lovei & Arpaia. 2005The Netherlands Entomological Society Entomologia Experimentalis et Apllicata 114: 1-14, 2005
Ø Manzur, M. I. 2001. “Biotecnología y bioseguridad: La situación de los transgénicos en Chile”. Fundación Sociedades Sustentables. Santiago.
Ø Manzur. M. I. 2004. “Investigación biotecnológica en Chile orientada a la producción de transgénicos”. Fundación Sociedades Sustentables, Programa Chile Sustentable, GRAIN, Foundation for Deep Ecology.
Ø Medrano, G.; Ghislain, M. 2005. “Aporte de los OVMs en la agricultura”. CIP. Lima
Ø Riechmann, J. 2004. “Cultivos y alimentos transgénicos. Una guía crítica”. Pensamiento Crítico. Bogotá.
Ø Rissler, J. 1991. “Biotechnology and pest control: Quick fix vs. sustainable control”. Global Pesticide Campaigner. Vol 1. No.2 pp.6-8 En L. Anderson “Transgénicos. Ingeniería genética, alimentos y nuestro medio ambiente”. RAAA. Lima.
Ø Pusztai et al. (2003) "Genetically Modified Foods: Potential Human Health Effects" in Food Safety: Contaminants and Toxins (ed. By JPF D'Mello), CABI Publishing, Wallingford, Oxon, UK, pp. 347-372. ISBN 0 85199 607 8
Ø Quist & Chapela. 2001. Transgenic DNA introgressed into tradicional maize landraces in Oaxaca, Mexico. Neura. Vol. 414, 29 November 2001.
Ø Saravia, G. 1994. “La importancia de la biodiversidad en la sostenibilidad de la agricultura en la Zona Andina. El caso del Ayllu San Antonio de Mujlli” en Primera Reunión Internacional de Recursos Genéticos de Papa, Raíces y Tubérculos Andinos. IBTA, PROINPA. Cochabamba.
Ø Saravia, G.; Chila, M.; Torrico, D.; Mariscal, J.C. 2002. “Estrategias campesinas en la gestión y conservación de la diversidad agrícola de papa. El caso del Ayllu Majasaya Mujlli, Provincia Tapacarí”. AGRUCO. Cochabamba.
Ø Scurrah, M.; Chumbiaca, S.; Salas, A.; Canto, R.; Arcos, J.; Celis, C.; Visser, R.; Cowgill, S.; Atkinson, H. 2005. “Dinámica del flujo de genes en el cultivo de papa y sus parientes silvestres ene l Perú. El Caso de variedades transgénicas con resistencia a nemátodos”. VII Congreso de la RAAA. Arequipa.
Ø Traavik, T. (1999). Too Early May be Too Late, Report for the Directorate for Nature Research, Trondheim, Norway.
Ø Vélez, G. 2000. “Los organismos transgénicos. Riesgos e impactos en el medio ecosistémico, la agricultura y la salud humana” En Seminario encuentro latinoamericano Protección y Control de Recursos Genéticos realizado del 13 – 17 de Noviembre en Buga Valle, Colombia. MAELA. Ed. Delgado et al. Cochabamba.
Ø Union of Concerned Scientists. 2004. Gone to the Seed. Transgenic Contamination in the Tradicional Seed Suply.
Ø Villarroel, S. 2003. “Cultivos transgénicos, ¿qué esconden detrás?”. ProCampo No 90, Agosto 2003. pp. 21-23.