Denuncian alergias por fumigación de agrotóxicos en Rafael Peraza

Por José Luis Álvarez - El País, 5 de Abril 2008

Denuncian casos de alergias en pobladores de Rafael Peraza como consecuencia de fumigaciones aéreas en varias plantaciones de soja en esa localidad de San José.
"Aviones dan vuelta por el pueblo cuando fumigan soja", dijo el cura

La doctora Mercedes Barrera, encargada de las policlínica del Ministerio de Salud y la de la Asociación Médica de San José en Rafael Peraza, dijo a El País que "los casos de alergias, irritabilidad ocular y otras son más frecuentes en Rafael Peraza que en el resto del país por el importante uso de agroquímicos que hacen productores de papas y por el manejo en grandes cantidades de heno, de los cultivos cerealeros".

"Sin embargo, esto no permite inferir que en los últimos meses se hayan incrementado", aseguró la médica.
El padre Sergio Carrión, reside hace años en esta localidad, cumple sus tareas de párroco y mantiene un contacto permanente con la comunidad ubicada en el kilómetro 72 de ruta 1.

Esta semana, Carrión manifestó públicamente su preocupación y -según dijo- la de varios vecinos, por la fumigación que desarrollan las avionetas que trabajan en plantíos de soja, ubicados en algunos casos a pocos cientos de metros de la planta urbana de la localidad de más de 1.000 habitantes.

"No tengo nada contra los productores, pero sé de la toxicidad de los productos que se usan. En los últimos tiempos hemos comprobado que las avionetas que fumigan los cultivos de soja, próximos a la planta urbana, dan vuelta sobre el pueblo, porque la proximidad no les da alternativa", dice. En los últimos tiempos han aumentado los casos de alergia en Rafael Perazza "aunque no tengo elementos que me permitan asociar una cosa con la otra", aseguró. "Yo mismo tengo un problema de ese tipo", afirma el párroco mientras estornuda reiteradamente.
La maestra Ángela Fajardo, oriunda de la localidad, hace años que trabaja con sexto año en la escuela n° 80 e integra la Red Nacional de Educación Ambiental para el Desarrollo Humano Sustentable. Coincide con los temores del padre Carrión, al punto que se apresta a iniciar una investigación con sus alumnos sobre el tema.
"Hay muchos niños alérgicos y el origen de ella podría estar en esta situación", dice.

El doctor Miguel Donabella -facultativo hoy jubilado, pero por décadas el máximo referente médico de la localidad- dice que no sólo hay que temer por los niños, "pueden verse afectadas personas con afecciones cardíacas o asma".

La zona de Rafael Peraza y sus adyacencias constituyen el corazón de la cuenca "papera" del país. José Andrés Protto, asesor de los principales establecimientos paperos de la zo-na, indicó a El País que en estos cultivos "las aplicaciones de agroquímicos se realizan básicamente en forma terrestre". La normativa establece que la distancia de fumigación aérea a los centros poblados no debe ser menor a los 500 metros. En la fumigación terrestre ese límite baja a los 300 metros, dijo.

Edwin Klaassen, presidente de la Cooperativa Agropecuaria Río de la Plata, defendió la seguridad del trabajo aéreo. "Los aviones cierran automáticamente el vertido del producto, entonces, por más que usen el espacio aéreo de centros poblados no vuelcan restos sobre ellos, salvo un accidente", dijo.

Otro caso

En marzo de 2006 El País informó que dos personas que violaron el decreto de no fumigar a menos de 300 metros de un centro poblado en Palmitas, fueron multadas por el Ministerio de Ganadería (MGAP). En total eran ocho las hectáreas plantadas con soja a menos de 300 metros en esta localidad de Soriano. El ingeniero agrónomo, Hugo Terrasini, de la Dirección General de Servicios Agrícolas del MGAP dijo a El País, en ese entonces, que la cartera no puede prohibir las plantaciones cerca de un centro poblado pero aplica multas a quienes no cumplan con la normativa. En el caso de los dos infractores de Palmitas la pena fue "medianamente grave porque reincidieron", informó. Desde fines de enero de 2006 a marzo de ese año, el Ministerio de Ganadería recibió cuatro denuncias de vecinos de Palmitas por sentirse perjudicados por los químicos.

Fuente: http://www.elpais.com.uy/08/04/05/pciuda_339355.asp

5 abril 2008